Excursión al Palacio de Versalles: Como llegar, que ver, tours

0
266

Fácilmente accesible desde París, el magnífico Palacio de Versalles es sin lugar a dudas, una visita imprescindible de los alrededores de París, y una idea perfecta para una estupenda excursión. Lee nuestra guía completa.

En le grand siècle (el gran siglo), todo lo que te hacia falta era una espada, un sombrero y un soborno para el guarda de la entrada.

Como llegar al Palacio de Versalles desde París

  • En tren
    • RER C desde Invalides y bájate en la estación Versailles rive gauche
    • Tren desde la estacion Montparnasse y bájate en la estación Versailles chantier
  • En coche: coge la Autoroute (autopista) A13 dirección Rouen y salte en Versalles
  • Hay organizados cantidad de visitas guiadas desde París  Versalles, probablemente una de las mejores maneras de descrubrir todo lo que ofrece Versalles.
Palacio de Versalles - excrusion Paris
Palacio de Versalles

En 50 años, Versalles se ha transformado completamente pasando de ser la simple casa de caza y campo de Luis XIII a un lujoso y enorme palacio, un monumento a la era del absolutismo. Lo que puedes ver hoy en día es considerado como el museo viviente más grande de una vida desaparecida.

Entre 32.000 y 45.000 trabajadores fueron empleados para la construcción de éste símbolo de la ostentación, muchos de los cuales se dedicaron a drenar marismas -a veces a costa de sus propias vidas- y a mover bosques.

Luis XIV se embarcó en el proyecto de crear un impresionante palacio que fuese admirado en toda Europa. Confió a Louis Le Vau la arquitectura, aunque Hardouin-Mansart jugó un papel muy importante más tarde.

Le Brun recibió la misión de decorar el interior. Estos artistas juntos crearon una grandeza y elegancia dignos de ser copiados, pero nunca igualados en ningún punto de Europa. Versalles se convirtió en el símbolo de la ostentación, la pompa, magnificiencia, ceremonia y opulencia.

Mucho reyes ocuparon el Château, Luis XIV (el Rey Sol), Luis XV y Luis XVI. Napoleón también vivió en Versalles, pero a él no le hacía demasiada gracia.

Visita al complejo del Château de Versailles

Los Jardines del Palacio de Versalles

Jardines del Château de Versailles
Jardines del Château de Versailles

La fachada del jardín tiene 575 metros. Hay varios anexos esparcidos por el parque, que tiene varios kilómetros tanto en longitud como en anchura. El parque muestra el talento de Le Notre haciendo buen uso de los recursos naturales del emplazamiento. Bronce y mármol de carácter mitológico.

Todo lo que hay en la ciudad deja al visitante abrumado con su gusto y estilo, así como con el poder y  la riqueza exhibida por el hombre que construyó todo. Las pocas modificaciones hechas en el siglo XVIII mo redujeron de ninguna manera el esplendor de éste monumento.

Sigue leyendo mejores excursiones desde París

El Patio y la entrada.

Gran Agua del Château de Versailles
Agua del Château de Versailles

Como la visita a los edificios tiene que ser con un guía oficial, nos centraremos en la arquitectura externa del parque.

Te acercarás al Palacio a través del Place d’armes, un patio semi-circular rodeado por las vallas del palacio. Desde aquí, mira al edificio principal, la pequeña cabaña de caza construída por Luis XIII en 1631 cuando Versailles era tan solo un bosque y marismas al que el rey venía a cazar ciervos y jabalíes. Los batidores se alojaban en los edificios de ambos lados.

Más allá de éste punto está el patio, algo más estrecho, de Cour des Ministres. Finalmente, llegarás al Cour des Marbres y a la pequeña cabaña de Luis XIII, fácilmente reconocible por su construcción de piedra alternando los colores blanco y rojo. Luis XIV vivió aquí, detrás de las tres altas ventanas que dan al balcón.

Capilla Real - Chateau de Versailles
Capilla Real – Chateau de Versailles

El aspecto rural de éste edificio se entremezcla con la majestuosidad de las incorporaciones más recientes de las obras de Le Vau, Francois d’Orbay, y más tarde de Hardouin-Mansart, que también añadió un piso al antiguo castillo. Realizado de manera brillante al enmarcar el pabellón central con un tejado muy inclinado, cuyos tragaluces esconden el piso añadido.

Los 6 magníficos Grandes Aposentos son del estilo de Luis XIV, cuyos nombres son tomados de las pinturas alegóricas de sus techos. El más famoso es el Salón de Hércules, pintado por Francois Le Moyne, utilizando rojo pompadour y representando al forzudo portador del mazo, cabalgando en su carruaje.

Comenzó en 1733, trabajó en ese techo durante tres años, completándolo justo antes de su suicidio. Luis XV se quedó maravillado (por el cuadro, no el suicidio). En uno de esos aposentos, en el Salón de Mercurio, murió Luis XIV en 1715, tras uno de los reinados más largos de la historia, que duró 72 años.

Los visitantes pasan a través del Salón de la Guerra, donde se encuentra un bajo relieve de Coysevox representando a un triunfante Rey Sol a caballo, pisoteando a sus enemigos (o víctimas). Finalmente, llegarán a la sala más famosa de Versalles: la Galería de los Espejos, de 78 metros de longitud.

Iniciada por Mansart en 1678 al estilo de Luis XIV, y decorada por Le Brun con 17 grandes ventanales que cuadran justo con el reflejo de sus correspondientes espejos. El 28 de junio de 1919, el tratado de paz del final de la I Guerra Mundial fue firmado aquí. Irónicamente, el Imperio Alemán fue también proclamado aquí en 1871.

La parte del edificio que da a la ciudad, con su cantidad de anexos, no transmite la grandeza del lugar. La mejor manera de apreciarla es yendo al final de los jardines, junto al lago, al atardecer, cuando el Sol se pone y tiñe de rojo las ventanas.

Galería de los Espejos - Versalles
Galería de los Espejos – Versalles

El aspecto en general podría ser monótono, pero con las oscuras sombras en los suelos de los soportales, y la continuidad de los edificios centrales rota por las columnas, así como los trofeos, y las balaustradas de los techos, se evita éste problema. Detrás de ésta fachada está la Galería de los Espejos (Galerie des Glaces). Más atrás dos alas simples, realzan la majestuosidad del estilo de éste frontal.

A través de la derecha, el borde de la flor sur es la Orangerie, otra de las obras maestras de Hardouin-Mansart. En su origen era un almacén, construído en un bonito estilo sencillo y clásico. Piedras sin vetas y varios arcos ornamentados con cuatros pares de columnas en la entrada. La sucesión de altas galerías abovedadas se construyeron para dar soporte al edificio.

En cada lado del patio están los Cien Pasos, dos enormes escalinatas que van a dar al edificio.

El parque es magnífico con todas sus estatutas y la presencia de agua corriente.

Los Trianons de Versalles

Durante tu excursión tendrás tiempo para visitar los Trianons. Separado del palacio y de la multitud, los reyes venían aquí a encontrar la calma de la naturaleza, y su sociedad de amigos próximos.

El Gran Trianón fue construído también para Luis XIV por Hardouin-Mansart.

Este lujoso edificio de un piso mezcla los tonos rosas y verdes de su mármol, con los colores de los bosques que lo rodean.

A Napoleón le gustaba vivir aquí, y su influencia se deja sentir en el mobiliario.

El Pequeño Trianón fue construído para Marquise de Pompadour en 1755. El arquitecto fue Gabriel. El edificio tiene altos ventanales estrechos, y está decorado con Jeu des Amours en los techos.

El palacio en miniatura enfrente de los Trianons refleja el estilo de las mansiones construidos por Gabriel alrededor de la Plaza de la Concordia. Luis XV lo decoró de forma exquisita para Madame Du Barry.

La Naturaleza luce triunfante a través de los retorcidos caminos del jardín inglés con su río, su lago, y el Templo del Amor. Fue allí donde Marie-Antoinette venía a jugar haciendo de pastora en una encantadora aldea en miniatura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.